Experiencias de Pascua


Pascua Guardamar: Marcha 1-4

La Pascua C-AMinAR de la Etapa de Marcha en Guardamar en la que participaron 57 chavales y 12 catequistas durante los días 28, 29, 30, 31 de marzo y 1 de abril, supuso una nueva experiencia para muchos de ellos y un acercamiento a Jesús.

El Jueves Santo, con un hilo conductor en torno al momento del lavatorio de los pies nos ayudó a descubrir aspectos sobre nuestra vida que nos cuesta reconocer en nuestro día a día. En los talleres del Amor fuimos conscientes de las personas importantes que el Señor pone en nuestro camino. Y para terminar el día, la Celebración de Jueves Santo nos hizo recordar que estamos al Servicio de los demás.

El Viernes Santo es un día especial para todos los cristianos, lo vivimos a través del testimonio de un sacerdote, un hermano, el delegado provincial de pastoral y una catequista, que nos acercaron al camino que queremos recorrer en nuestras vidas, por la tarde realizamos un Vía Crucis muy personal y terminamos el día con una oración de Adoración de la Cruz.

El Sábado, disfrutamos de un ratito de desierto personal y luego compartimos con los grupos de la Pascua, en la maravillosa playa de Guardamar. El día no podía terminar de otra forma que, con la celebración de la Vigilia Pascual, preparada durante la tarde por todos los participantes.

En definitiva, la Pascua ha supuesto una inyección de ganas de seguir formando parte de los GVX y descubrir a Dios en lo cotidiano, en la gente que nos rodea.

María Rubio, Cari y Jorge Martínez

Pascua Jaén: Comunidad 1 y 2

El título de La Pascua 2018 era PASCUA HOY. La hemos vivido en Jaén 66 jóvenes de Comunidad 1 y 2 y 15 catequistas, ambos llegados de varios colegios de la Provincia Mediterránea.

El ritmo ha sido el habitual de toda Pascua: oraciones de la mañana y de la noche, charlas motivadoras diarias sobre el Jueves, Viernes y Sábado Santo y los temas en ellos tratados, reuniones y puestas en común en cada uno de los ocho grupos que hemos formado. ¿Qué destacar? A nivel general: en primer lugar, el Vía Crucis urbano por la ciudad de Jaén (a nivel individual: cada cual ha orado un Vía Crucis por las calles y los templos jienenses… ¡con lluvia!), y, en segundo lugar, las visitas que el Sábado Santo hicimos por grupos a jienenses que viven al Resucitado, a la vez que nos comentaban los símbolos de la Vigilia: Luz, Agua y Palabra. De todo esto nos hablaron, entre otros, una Comunidad religiosa, el Proyecto Rajab, una familia comprometida…, y otros cuantos que viven lo que hacen desde la fe cristiana.

A nivel particular, cabe decir que cada cual ha vivido su Pascua intensamente, quizá más austera que la vivida hasta ahora, pero siempre interesante por encontrarte con Él y con ellos, nuestros hermanos.

Tomás Jiménez

Pascua Maimón: Comunidad 3 y 4

Nos hemos reunido en Maimón (Córdoba) 35 universitarios y 11 catequistas de los GVX de Mediterránea para celebrar la Pascua. Este año hemos seguido la Pasión según San Marcos. Hemos contado con las catequesis del hermano marista Antonio Luque, un auténtico experto y apasionado de la Palabra de Dios.

Se nos ha invitado, principalmente, a profundizar y a interiorizar el lema de fondo: DA VIDA. Se nos ha animado a ser seguidores, no admiradores; a empeñar nuestra vida, como Jesús, para hacer un mundo más humano. Catequesis, momentos de desierto, compartir en grupos, acompañamiento y unas celebraciones sencillas, austeras, pero llenas de símbolos.

Para mí, ha sido una suerte y un privilegio poder celebrar y compartir mi fe en comunidad y hacerlo formando parte de la Familia Marista. Gracias a la pastoral de Murcia por darme esta oportunidad de acompañar a los jóvenes y vivir una experiencia como ésta.

Carmen Parreño

Pascua Granada: Comunidad 5…

Esta Pascua, un reducido grupo de personas de entre 25 y 30 años, que estamos involucrados de distintas formas en la Pastoral de algún colegio de la Provincia Mediterránea, tuvimos la suerte de vivirla juntos en Granada. Nos acogía la Comunidad de Espiritualidad, una comunidad formada por hermanos y laicos; y, por tanto, diversa no sólo en edad sino también en estados de vida y profesión. Esto ya de por sí da testimonio, pero si encima tienes la suerte de vivir unos días con ellos, unos días en los que discernir, dar gracias, compartir cruces y celebrar el Triduo Pascual; te das cuenta de lo que transparentan sus vidas de compromiso, fe y entrega al estilo de Champagnat. Ha sido una riqueza inmensa poder vivir estos días intensos e importantes para un cristiano en familia, porque así es como nos hemos sentido en todo momento, desde cocinar a ir a los oficios, ha sido una experiencia llena de VIDA.

Elena González

Compartir